Librería

Novedades y clásicos.

4811 – 3670
libreriaclasicaymoderna@gmail.com


#reseña #novedad #SantiagoArcos #narrativa #cienciaficcionargentina

ASCENSO y APOGEO del IMPERIO ARGENTINO
de Michel Nieva

Poema épico y telúrico argentino de Ciencia Ficción, el ASCENSO y APOGEO del IMPERIO ARGENTINO de Michel Nieva (Santiago Arcos, 2018) es una novela que nos relata en micro historias desde la perspectiva de varios personajes (a lo Bradbury, o Asimov), la vastedad de un Imperio planetario gobernado desde Argentina (poniendo en negativo la historia colonial argentina) y los complots de un comité terrorista que ataca Buenos Aires. Cruce de líneas temporales, nos lleva a releer Las mil y una noches y episodios de la literatura argentina del siglo XIX en clave parodia espacial. La construcción política argentina de la generación del 80 (un poco antes, un poco después) llevada al extremo imaginando un Imperio Argentino gobernando la tierra y los confines del espacio en el año 2479. Siguiendo y profundizando el universo inaugurado en su anterior libro ¿Sueñan los gauchoides con ñandúes eléctricos?, continuando el juego de releer la literatura, las viejas y eficaces histórias, los tonos solemnes y fundadores de textos como el Facundo, o las divertidas ideas Arlt-Piglia del complot, entrelazado con el mundo futurista de los cyborgs, miradas actuales queer o feminista, narrando el eterno loop argentino de poemas patrios, éxitos y fracasos, de replicar como maqueta La pampa a los confines del espacio, una pampa unas veces poblada de gauchos androides otras de gauchos africanos. La picaresca y la risa abunda sin inundar, la historia está escrita en el modo loop de “una historia dentro de otra”. Brillante, divertida y de tono de denuncia, el libro no es un recuento de clichés de lo más entrañable, divertido y doloroso de la argentinidad, sino una crítica sincera a cada uno de ellos y un catálogo de propuestas fantasiosas para solucionar los viejos problemas. Un buen modo de releer íconoclastamente la literatura tanto argentina como universal y divertirse en el juego.

Walter Godoy